"La carretera no tiene su sentido en sí misma; el sentido sólo lo tienen los dos puntos que une. El camino es un elogio del espacio. Cada tramo del camino tiene sentido en sí mimo y nos invita a detenernos. La carretera es la victoriosa desvalorización del espacio, que gracias a ella no es hoy más que un simple obstáculo para el movimiento humano  y una perdida de tiempo", Kundera, M. LA iNMORTALIDAD. Narrativa Actual. pág. 263. Barcelona.


Hermana cuicateca, hermano cuicateco:



 

Hoy nuestro corazón está triste, un gran cuicateco, grande, porque así eligió serlo, se ha marchado a la eternidad, pero sólo se nos ha adelantado, algún día, lo alcanzaremos. Ahí nos encontraremos nuevamente. Hasta siempre hermano cuicateco, José Luis Avila Calderón. 



POSICIONAMIENTO DEL CENTRO DE ESTUDIOS DE LA REGION CUICATECA, CEREC, ANTE LA IMPOSIBILIDAD DEL DESARROLLO DEL TERCER CONGRESO DE LOS PUEBLOS DE LA REGION CUICATECA, 2020.

A LOS CONGRESISTAS, PERSONALIDADES Y AGRUPACIONES AFINES QUE PARTICIPARON EN EL CONGRESO DE LOS PUEBLOS CUICATECOS EN EL 2017.

 

A LOS PUEBLOS QUE HABITAMOS LA REGION CUICATECA: MAZATECOS, MIXTECOS, CHINANTECOS, AFRODESENDIENTES Y CUICATECOS.

 

PUEBLO EN GENERAL.

 

1.- Con relación a los acuerdos obtenidos a la conclusión del Segundo Congreso de los Pueblos de la Región Cuicateca, celebrado en la ciudad de Cuicatlán, Oax., los días 17 y 18 de junio del 2017, tocaba reunirnos nuevamente en las mismas fechas para el año 2019, ya que por acuerdo de los participantes, el congreso debe realizarse cada dos años. Sin embargo, por las cuestiones políticas relacionadas con las elecciones presidenciales de aquel año decidimos posponer nuestros trabajos para no interponernos a las actividades electorales de las cuales ya tenemos los resultados.

Por otro lado, lamentablemente, aunque por otras circunstancias, no pudimos realizar el congreso para este año 2020, sobre todo por los problemas de salud que el virus COVID-19 representa para nuestra seguridad y la seguridad de nuestros hermanos y hermanas de las comunidades. Ello, sin embargo, no nos impide vislumbrar una serie de acontecimientos que están sucediendo, resultado de otras circunstancias, además de las “pandemias” que han impedido reunirnos.

Las actitudes y acciones resultado del cambio esperado por la vía electoral, derecho ejercido por aproximadamente 30 113 483 votantes, para elegir presidente de la República de un padrón de 89 332 031 ciudadanos registrados, de los cuales votaron 56 611 027 mexicanos, de una población total de 123 520 000 ciudadanos mexicanos, según datos del Instituto Nacional Electoral, INE, hasta el momento no se aprecian por lo menos para los pueblos originarios.

La solución a los ancestrales problemas intercomunitarios e intracomunitarios no están a la vista. lejos quedó la proclama de campaña, “primero los pobres”. Las concesiones mineras que afectan a las comunidades que como conocemos han sido otorgadas sin el consentimiento de los comuneros o ejidatarios de estas localidades; aproximadamente 28 000 concesiones que acaparan aproximadamente el 33 % del total del territorio nacional continental que suma 195 924 800 has2, siguen vigentes y no parece que se de marcha atrás, por el contrario, conocemos que en otros lugares, otras comunidades similares a las nuestras siguen asediadas por las imposiciones de las políticas NEOLIBERALES del gobierno federal, como lo es la imposición del “Proyecto del Tren Maya” y la imposición del “Proyecto del Tren Transístmico”, ambos proyectos, son la continuidad de programas ya ampliamente cacaraqueados por gobiernos anteriores priistas y panistas, la cual en su etapa más reciente se denominaba “Zonas Económicas Especiales”, ZEE, pero en sí es un proyecto de hace muchos decenios y hasta hoy día trata de imponerse. Para que esto se realice, cuidarán de los trabajos aproximadamente 22 mil miembros de la guardia nacional. Así que la política del actual gobierno la podemos englobar como “primero que a los pobres los acabe el extractivismo”, porque no solo existen las concesiones mineras, también perjudica a las comunidades indígenas, las concesiones de aguas, las explotaciones forestales, programas como el actual “sembrando vida”, que lejos de beneficiar a los campesinos terminarán por degradar el suelo y el medio ambiente por el efecto colateral que ocasionan al no ser propias de la zona. Además de que son imposiciones federales, monocultivos, que despojan la agricultura a pequeña escala o la ganadería básica, dichos proyectos no cuentan con los estudios necesarios de susceptibilidad requeridos que debieran realizar las dependencias afines como la SEMARNAT y otras afines.

En el caso de los mega proyectos de todo tipo el Estado mexicano aliado a los carteles de la droga utiliza el sicariato como forma de obligar a las comunidades a abandonar sus tierras, casos que antes podían pensarse aislados son más recurrentes, Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Michoacán, Puebla, Veracruz, Sonora, Chihuahua, Tamaulipas son de los más sonados, ahí los sicarios presionan a comunidades enteras para, por medio del terror, hacer que abandonen la lucha y la defensa de los territorios, otra de las estrategias favoritas, la llamada “ingeniería de conflictos” se emplea para dividir a las comunidades, problemas como el del agua, los límites, políticos, religiosos, etc., enmascaran los intereses del capital, así sucede en éstos momentos en el territorio Ikoot, San Mateo del mar y el conflicto alentado por las empresas españolas que intentan imponer los generadores eólicos, ahí se ha generado por los intereses capitalistas un conflicto entre Huazantlán del Río y San Mateo del Mar, que en una tercera edición generó quince muertos y varios desaparecidos, los intereses de las empresas españolas han corrompido a la agencia de Huazantlán del Río incentivando la ambición de los líderes comunitarios al grado de generar masacres entre comunidades hermanas, así actúa el capital, por cierto la flamante Guardia Nacional, generó convenientemente un vacío lo que permitió las acciones de los pistoleros de Huazantlán del Río. Esa es su labor real, garantizar la implantación de los megaproyectos.

Muchos seguidores del morenismo insisten en que dichos proyectos son la panacea para el desarrollo del sureste mexicano, sin embargo desconocen quienes viven ahí, la flora y fauna, el régimen de tierras y los daños al medio ambiente que esto puede provocar cuando en la actualidad sólo contamos con el 10 por ciento de selvas en el país, y que éstas solo se encuentran en la región mencionada; de la misma manera, estas personas hablan del regreso de los ferrocarriles, que visto como era antes, estaría bien, pero olvidan que la empresa ferroviaria, ya no es paraestatal, o sea, ya no es del pueblo y tampoco existen ferrocarriles que transportan personas porque esta empresa ya es privada y está al servicio de los poderosos para el transporte de carga únicamente, así que los ferrocarriles de pasajeros son pocos, privados y caros, porque recuerden, vivir en el capitalismo es pagar los lujos y comodidades que ellos nos venden. Otros, discuten y favorecen los proyectos mencionados aduciendo al derecho de vía, los cuales ya están tendidos y que por lo tanto no se afectarán más tierras aledañas; que no se cortarán más árboles porque los durmientes ya son de barillas y cemento, que se generarán alrededor de 80 mil fuentes de empleo bien remunerados, pero hasta ahora, nada pueden probar de lo que dicen, porque el proyecto está diseñado para crear diversos polos de desarrollo, lo que llevará a la reconcentración de comunidades, invasión de territorios, deforestación y eliminación de animales silvestres, además que en estas tierras existen altas concentraciones de agua dulce y aguas dulces templadas, conocidos como cenotes, también es una zona rica en fósiles que permiten conocer el desarrollo de la tierra y vestigios prehispánicos porque en la zona florecieron y crecieron asentamientos de la cultura maya.

Se construirán hoteles y supermercados. Se crearán fuentes de empleo, para intendentes, vigilantes, jardineros, peones, albañiles, algunos permanentes pagados en uno o dos salarios mínimos, y los menos, pero temporales pagados un poco mejor. Los ciudadanos que no entren al juego terminarán vendiendo cacahuates o artesanías en los mencionados polos de desarrollo. Quienes se opongan, ya sabemos que pasa con ellos, o terminan huyendo o les dan tres metros bajo tierra, como viene sucediendo en el actual gobierno. ¿O acaso son luchadores sociales del movimiento MORENA, los muertos? Los servicios en estos lugares serán caros y a ellos solo tendrán acceso los pudientes y turistas, asi está diseñado el “desarrollo” prian-morenista en el sureste mexicano.

Otros aducen que los lugares mencionados ya no están habitados por gente originaria, que los montes son talados permanentemente, que ya no existe tanta flora ni fauna que destruir, que las aguas ya están contaminadas entre muchos otros argumentos intelectuales que hablan por el “desarrollo” en el sureste. Y efectivamente, son los resultados de la política neoliberal que los gobiernos anteriores y el actual han venido aplicando.

En el colmo del cinismo el actual gobierno ha buscado la convalidación de ”organismos internacionales” como ONU-Hábitat el cual a cambio de una “módica cuota” millonaria avala la viabilidad del proyecto y hasta enuncia el número de potenciales beneficiarios del proyecto al mismo tiempo que cierra los ojos cuando se adjudica parte de las obras a empresas de “dudosa reputación” envueltas en cuantiosos fraudes a nivel internacional, registrados por la misma ONU ¿será éste el Oderbrecht del sexenio?

El 1 de enero de 1994, inició el Tratado de Libre Comercio, TLC, entre Estados Unidos, Canadá y México. Los resultados, están a la vista, el abandono del campo, la modificación del artículo 27 constitucional que protegían la tierra comunal y ejidal, el desconocimiento de los derechos indígenas, la sobre explotación de los recursos naturales, la perdida de la soberanía alimentaria, la contención de los salarios y eso sí, la dependencia a los productos del mercado internacional, “la libre competencia”, la privatización de la tierra y el alto consumo de las banalidades.

El mismo tratado, con otro nombre y con más debilidades para los mexicanos ha sido ratificado por el gobierno actual, se llamará, T-MEC, Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá y se pondrá en práctica a partir de este primero de julio, así que esto nos permite definir al actual gobierno como continuista de las políticas de los gobiernos que lo precedieron, de lo contrario, no hubiera ratificado dicho tratado o por lo menos simulado que no estaba de acuerdo con los contenidos que contravienen la soberanía nacional, pero ni eso. Por el contrario, como sus antecesores, entregando las riquezas de la nación en charola de plata a cambio de espejitos como siempre sucede desde la colonia.

Con los datos anteriores, más la información que tenemos de las aproximadas 28 mil concesiones mineras a lo largo y ancho del país, de las cuales 322 aproximadamente se encuentran en el Estado de Oaxaca y 13 proyectos mineros en tierras cuicatecas más 3 hidroeléctricas planeadas en la región, otorgadas por los gobiernos de los años 2000 a la fecha, a las que se suman los programas “Sembrando Vida” en los Estados de Chiapas, Oaxaca y Sinaloa, que alteran la biodiversidad de las regiones y que en el mediano plazo se perderán con la consecuencia de erosionar las tierras y alterando aún más el clima de tal manera que en vez de beneficiar, por el contrario, se acrecentará más el daño al medio ambiente. Otro caso es el aeropuerto en Santa Lucía, Edo. de México, donde las comunidades aledañas no fueron tomadas en cuenta para la realización de dicha obra, donde las empresas trasnacionales contarán con el agua suficiente para proporcionar sus servicios y suprimiendo mencionado servicio a las comunidades en rededor, ahí, científicos del INAH, han encontrado cantidades importantes de fósiles de mamuts que pueden permitir el estudio y la comprensión de la formación del lugar con una data de por lo menos 14 mil años. De esta manera, podemos asegurar que nada ha cambiado a favor de las comunidades originarias y tampoco para los que menos tienen; que el gobierno actual está ahí para favorecer como siempre, a los acaudalados de este país y del extranjero, Carlos Slim, Raúl Salinas Pliego, Alfonso Romo y Jorge Hank Rhon, entre otros, basta revisar quienes construirán los proyectos mencionados y bajo que modalidades se realizarán los polos de desarrollo que se tienen contemplados para ver quien o quienes se quedan con las ganancias de dichos trabajos y también podemos ver quien pierde su tierra, quien pierde su autonomía y quien su comunidad, quien pone los muertos, a quien se le niega la justicia, a quienes se le cercenan sus derechos.

De la misma manera en el nivel local, vemos que no son nuestros hermanos, tampoco nuestras comunidades las beneficiadas. En la construcción de los caminos a las cabeceras municipales, quienes se quedan con los dineros programados para tal fin son los caciques locales, presidentes municipales y diputados, generalmente; como sucede en la construcción del camino a Reyes Pápalo, donde el papá de la Presidenta Municipal, Maricel Mariscal Gaytán y Elpidio Concha Arellano, ex diputado federal y ex director de SEDATU en el Estado, en el periodo que fungió como Directora General la hoy encarcelada Rosario Robles Berlanga, ambos del PRI, pelean la contratación del acarreo de los materiales, arena y grava, materiales que venden, extrayéndolos del Río Grande, seguramente sin pagar los impuestos respectivos pero si ganando porque venden el material, además del cobro del traslado del mismo. Las ganancias son millonarias en comparación con los dineros que distribuyen entre los miembros de la comunidad que por unas dadivas venden su fuerza de trabajo. Y si las personas mencionadas entregan los materiales mencionados a los municipios donde se construyen caminos en la región, ya nos imaginamos las ganancias que esta o estas personas se embolsan con el desconocimiento o complicidad del gobierno federal actual. Así que nada nuevo bajo el sol.

Cabe destacar que Elpidio Concha Arellano, despojó un predio a ejidatarios del ejido San Pedrito, su tierra natal, ubicado entre la ciudad de Cuicatlán y el ejido mencionado, el cual se encuentra en litigio, lugar que le sirve para explotar material pétreo, arena y grava para vender en la región; solicitamos a las instancias respectivas resolver el caso apegado a derecho.

También destaca la información que el mismo gobierno federal, a través del presidente de la República, informó respecto de la suspensión de la orden de aprensión de Ovidio Guzmán, hijo del chapo. El presidente, habló telefónicamente a Donal Trump, presidente de los Estados Unidos, reunió a su gabinete y pararon la operación, sólo porque según sus estimaciones morirían 200 personas, aproximadamente. ¿será? Meses después dicho personaje se reúne con la mamá del Chapo, pero niega reunirse con un colectivo de mujeres quienes han perdido a sus familias en el contexto de las desapariciones que se dan a lo largo y ancho de la República Mexicana.

Por otro lado, se habla de los dineros que la Hacienda Federal ha recobrado de los impuestos que diversas empresas como Walmart, Famsa y otras no pagaron en años anteriores; pero no se habla de los intereses de ese dinero, tampoco se habla de que esa es una obligación de quienes están al frente de las instancias correspondientes, ellos perciben un sueldo y esa es su función, así que no es nada del otro mundo lo que están haciendo. Además, el pueblo como consumidor termina pagando las facturas atrasadas que le cobran a los dueños del capital, mentira de que los empresarios pagan sus deudas, ya verán, vendrán incrementos en los precios de los productos y servicios que estas empresas venden, como sucedió con NETFLIX, una empresa que prece películas en línea, el día que inició a pagar impuestos relacionados con sus ganancias, ese mismo día incrementó el costo de los servicios que ofrece. Por lo tanto, más bien pareciera que tienden una cortina de humo ante la mala actuación para enfrentar la pandemia del COVID-19 y avanzar en sus proyectos de muerte que se desarrollan a lo largo y ancho del país.

2.- La pandemia del COVID-19, ya sabremos más adelante si surgió de la mezcla de otros virus, o porque un Pangolín se comió un Murciélago, por generación espontánea, del deshielo de los polos por el calentamiento global, de la confrontación económica entre China y Estados Unidos, para ver quien es quien en la economía mundial, lo que sea que haya sido, de donde haya surgido, lo que si podemos asegurar es que morirán más pobres que ricos, más viejos en edad que jóvenes y a los gobiernos del mundo salvo algunas excepciones como Venezuela y Cuba en América Latina, de acuerdo a los datos que hasta el momento se han reportado en los medios de circulación nacional y del extranjero, utilizarán el mal a su favor.

En el caso de México, el gobierno sólo aplicó la dinámica de control sanitario al igual que el aplicado en todo el mundo. Hasta parece que están de acuerdo, ¿o es coincidencia? Una copia de lo que sus semejantes hacen, un aislamiento de la población que si puede resguardarse y dejar en el abandono a aquellos que no tienen la posibilidad y condición para cuidarse. Los programas aplicados como “aprende en casa” aplicados en los niveles de escolaridad básica hasta la media superior y la manera de seguimiento de los casos de estudio de la pandemia son copia fiel de como son aplicados en España. El programa “clasroom” es una base que tiene un costo millonario comprado por quien dirige la SEP, en tiempos de austeridad y que miles de padres de familia, sobre todo, en la periferia de las ciudades y en el campo no pueden acceder, fue aplicado por la fuerza en varios lugares del país, cuando se podía utilizar el mismo WhatSap, que está generalizado y sin costo aparente.

En el caso del programa “aprende en casa”, sin consensuar con los trabajadores del gremio, y con criterio de unos pocos directivos de la Secretaría de Educación Pública, SEP, cuyo director es el Mtro. Esteban Moctezuma Barragán, recientemente Presidente de Fundación Azteca y que cuando ejerció como Secretario de Gobernación, en el periodo de Zedillo en la presidencia, trató de aniquilar a la dirigencia del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional, EZLN, en el Estado de Chiapas; se contrató a empresas particulares para implementar las plataformas y programas para desarrollar dicho fin, sin buscar otras alternativas que pudieran favorecer y eficientar el trabajo profesor-alumno. Como consecuencia de estas actitudes se quedaron sin estudio miles de niños hijos de padres de escasos recursos económicos, niños indígenas de los diversos grupos originarios que habitan la República Mexicana, así como los hijos de los trabajadores que laboran en hospitales de todo el país salvando vidas por covid-19 (llámense, auxiliares de intendencia, camilleros, enfermeras, médicos, etc.) y demás tratamientos y actividades que se realizan en estos espacios del sector salud, ya que el personal mencionado tuvo que redoblar sus labores porque los hospitales carecen de todo tipo de personal, medicamento y equipos.

 “México cuenta con 127.8 millones de habitantes”, según datos del último censo de población y vivienda 2020. Y según el CONEVAL, 52.4 millones de mexicanos vivían en la pobreza para el año 2018, seguramente que a estas alturas del 2020 ya se le han sumado algunos cientos de miles más. Para el primer trimestre de 2020, la población en edad de trabajo está conformada de la siguiente manera: Población en edad de trabajar de 15 años y más, 95,784,628, de los cuales, la Población Económicamente Activa, PEA, se conforma por 57,328,364 y la Población Económicamente Inactiva, PEI, la conforman 38,456,264 habitantes. De la PEA, los ocupados son 55,352,304 y los desocupados suman 1,976,060 mexicanos mas los que se acumulen en los próximos meses, producto del COVID-19. De los Ocupados, son Asalariados 37,975,389; trabajan por su cuenta, 12,432,423; son empleadores, 2,727,401 personas y trabajan sin percibir salario alguno, 2,217,091 mexicanos.

Por lo tanto, con la pandemia vigente, podemos deducir de los números anteriores como se conforma el país entre unos pocos adinerados y la mayoría en la pobreza, donde el aproximado correspondiente al 10 por ciento del total disfrutan de la riqueza que generan el 90 por ciento de los trabajadores; de quienes sí pueden quedarse en casa y aproximadamente quienes se ven obligados a salir a la calle para poder llevar alimentación a sus casas.

También la pandemia nos ha permitido identificar que las comunidades originarias, son las menos favorecidas por las políticas de salud nacional, en algunas pocas, generalmente, cabeceras municipales se cuenta con un médico general de cabecera y en las demás, agencias municipales, agencias de policía y rancherías, no hay acceso a servicio médico y cuando se requiere hay que llegar caminando en el transcurso de varias horas.

Si en las grandes ciudades se demostró la carencia de médicos, camas, medicamentos, infraestructura, material básico para el personal, pues en las comunidades marginadas, nos podemos imaginar que con dificultad se mantiene un médico con los medicamentos básicos, paracetamol y aspirinas para atacar los males de quien lo requiera. Por lo tanto, las comunidades tienen que ser muy responsables de sus acciones y sus acuerdos para que no crean en el canto de la sirena; en el transcurso de los días que van de junio se ha demostrado que los datos manejados por la Secretaría de Salud respecto del avance del virus mencionado en la población no concuerdan con los datos reales. En todo caso es un pronóstico de lo que puede suceder o no. ¿A poco era difícil llevar la contabilidad de los casos efectivos de fallecimientos en los hospitales que atienden los casos y a ellos sumarles un porcentaje de quienes no llegan a los hospitales y mueren en sus casas? Pero desde un principio, no era más fácil cerrar las fronteras con los países donde ya había gente enferma o en su caso, quienes venían de viaje de estos países ya con el virus, ¿no resultaba más fácil meterlos en cuarentena para evitar la propagación del virus en el país? Pero más ilógico resulta, que cuando llevamos menos de 10 contagiados, se llame a cuarentena y cuando la infección llega a su nivel más alto, más de 100 000 contagiados y más de 15 mil muertos, según otros datos deben multiplicarse por 8,  “cuando la curva aún no se aplana” durante los primeros 20 días de junio, se llama a la población, para que empiece a salir y reactivar la economía, ¿De qué se trata? Ahora, se supone que hay un recurso económico federal para casos de desastres y la situación actual ya es un desastre, ¿hasta cuándo se usará ese fondo? ¿Por qué no se utiliza este recurso para apoyar a los menos favorecidos para que si puedan estar en cuarentena y así controlar la pandemia? ¿Por qué no, el recurso económico que se le entrega a los operadores de Clasroom, refinería de Dos Bocas, Tren Maya, Tren transístmico, y construcción de aeropuerto en Santa Lucía, se reparte entre los menos favorecidos y con más seguridad podremos vencer al COVID-19? ¿Se trata de ir tras la pandemia o terminarla? ¿No que primero los pobres?

3.- Para este año, en estos días de junio, se contemplaba la realización del Tercer Congreso de los Pueblos de la Región Cuicateca. En el cual se pretendía presentar una serie de proyectos comunitarios con la finalidad de impulsar y fortalecer la –comunalidad- en las comunidades. Entre los proyectos a presentar están:  1) El Centro Integral de Medicina Tradicional Cuicateca, CIMTEC., 2) Redes de Telefonía Celular y Radio Comunitaria para la región Cañada de Oaxaca, 3) Universidad Intercomunitaria de los Pueblos de la Región Cuicateca, UIPRIC. 4) SOBERANIA Y ALIMENTACION COMUNITARIAS y, 5) AUTONOMÍA ADMINISTRATIVA. Cada proyecto tiene que ser consensuado entre los comuneros o ejidatarios de la localidad, avalado por las instancias de representación comunitaria y representada de manera paritaria, hombre y mujer quienes se harán cargo ante la comunidad de los trabajos, cursos, talleres, etc. que se requieran para su capacitación hasta la conclusión de poner en práctica alguno de los proyectos mencionados.

Debemos de hablar de la Autonomía de nuestras comunidades como las hemos vivido en los últimos 50 años, para encontrar en ese lapso de tiempo que cambios hemos visto, que nos ha servido y que debemos hacer a un lado, pero también tenemos que mirar que tenemos que reforzar para poder sobrevivir. Muchas de las cosas que nos llegan de fuera de la comunidad, ahora podemos ver que nos han hecho daño, por ejemplo, antes no usábamos fertilizantes químicos, no tomábamos Coca-Cola, no comíamos sopas Marucha, tampoco papas fritas, Sabritas; ahora sí, con la consecuencia que ahora podemos mirar que nuestros hermanos, nuestra familia, nuestros vecinos se mueren de diabetes o de cáncer, muchos ya no llegamos a ser viejos, como antes, muy jóvenes ya morimos.

De la misma manera, han venido a decirnos que debemos privatizar nuestras tierras, que nos entregarán nuestra –escritura-, que con ello ya somos dueños de nuestra fracción de tierra. Y desde que nuestro pueblo se fundó, y nuestros antepasados, abuelos y padres vivieron en el mismo lugar, el vivir en el sitio, el vivir en el solar, el tener la posesión en el campo, en el monte, ¿la tierra no era nuestra? En aquellos tiempos la palabra tenía valor y como siempre no faltaba el que se robaba también unos surcos más de tierra, inclusive hasta asesinatos hubo, estas cuestiones sin y con papel seguirán existiendo, sólo que, con el papel, o sea con la tierra privatizada, la persona renuncia a la comunalidad y se vuelve individualista, se priva de las cosas, pierde su “libertad” a la comunidad y en vez de estar protegido, protegida por la organización comunitaria, tiende a resolver sus problemas de manera personal, compra los servicios y sus necesidades, incluida la tierra. Se rompe el tejido comunitario y se queda a merced de la política liberal.

A las comunidades originarias, las avala su título primordial, documento que les entregó la corona española para delimitar su territorio entre los años 1550 y 1600 aproximadamente, conocer sus límites territoriales y su número de población. Más adelante se formaron los municipios, cuando ya se había fundado la República, sin embargo, los territorios de las comunidades se respetaron, siguieron viviendo en común, y ahí tomaban las decisiones importantes de la comunidad, a través de la “asamblea”

Hay momentos de dificultad y de alegría con los comuneros en la medida de que los servicios comunitarios son gratuitos, ahí no hay un pago por los servicios brindados a la comunidad, por el contrario, para ser comunero se deben adoptar las formas y compromisos que la comunidad asume en su interior.

Tener una representación al interior de la comunidad puede ser porque uno sobresale, es cumplido y puntual en sus asistencias a los servicios comunitarios o por el contrario, se niega a la participación de las actividades que se requieren y se realizan en la comunidad por lo que a manera de castigo se le asigna un cargo de responsabilidad y cuando no lo ejerce a cabalidad, se le excluye de los recursos generados por la comunidad, el derecho a la tierra, agua, madera, piedras y arena, según los recursos que hay en la comunidad para la construcción de vivienda, cultivos, pastoreo de ganado y otros. En la propiedad privada, todos estos derechos y posesiones se compran.

De acuerdo a nuestras formas de vida en las comunidades, para mejorar las necesidades básicas como el mejoramiento de caminos y demás obras, se utiliza el tequio o la faena, los cuales son trabajos para mejorar la comunidad, no tienen remuneración económica. Cuando hay intercambio de dinero por día trabajado o fuerza de trabajo a cambio de paga, ya no es tequio, ya es la venta de nuestra fuerza de trabajo y esto último sucede en la propiedad privada.

 La propiedad privada es la vida que nos ofrecen los partidos políticos, los gobiernos estatal y federal, porque ellos solo ven la ganancia en sus servicios, ellos cobran por lo que hacen y pueden vendernos y además cuando pueden robar también lo hacen, y quieren hacernos creer que esa es la mejor forma de vida, pero no podemos caer en su juego, porque si revisamos quienes nos han representado desde hace 50 años a la fecha, podemos encontrar la información de que son los mismos, solo han cambiado de lugar algunos y otros han dejado a sus hijos, a sus nietos y a sus compadres, por eso cuando revisamos, han echado a perder a los presidentes municipales de nuestros municipios, a veces hasta a los comisariados comunales y ejidales, y como se manejan muchos dineros, nuestros representantes, terminan por querer pensar como aquellos piensan, solo que nomás son engañados porque el cargo dura tres años y cuando el pueblo reclama y los evidencia, estos quedan mal al frente de sus comunidades. Nadie tiene la culpa de lo que les sucede, más que ellos mismos, por desconocer o por creer que nadie se dará cuenta de los malos usos que hacen de las responsabilidades que el pueblo les asigna como representación de la comunidad

Por ello es necesario que revisemos bien quienes somos, que hacemos, que queremos y como lo queremos porque de lo contrario caeremos en las trampas de la propiedad privada y nos desintegrarán como comunidades, ellos tienen más que ganar que nosotros porque ellos sopesan sus resultados con ganancia, con dinero, mientras que a nosotros nos rompen nuestra organización comunitaria que es la mejor forma de vivir en libertad. Ya no podemos permitir programas como: Reservas de la Biosfera, los programas REED o REED+, Reducing Emissions from Deforestation and Forest Degradation, que quiere decir: reducir las emisiones provocadas por la deforestación y la degradación de bosques, que consiste en talar menos árboles y a los países que tienen más bosques y gente que habita los lugares se les apoya, proporcionándoles ingresos económicos y otras formas de apoyo, solo que en las comunidades indígenas el programa reduce las actividades de las personas que en ellas habitan ya que en ambos programas se limita el acceso a los bosques, al pastoreo, a la caza y recolección de leña entre otras limitantes. Según datos oficiales, el 80 por ciento de los recursos naturales persisten en zonas indígenas, entonces ¿Por qué quieren que les creamos y caigamos en su juego de aceptar programas que finalmente contravienen la forma de vivir en la comunidad? Por el contrario, debemos reforzar nuestros compromisos comunitarios, manejar los recursos naturales, flora y fauna de manera integral y resistiremos cualquier confinamiento que pueda suceder en los próximos años. Tenemos que entender que somos más vulnerables si queremos vivir dentro de las políticas neoliberales donde prevalece el dinero y la ganancia, “la mercancía”.

A lo anterior proponemos la autogestión como forma de vida libre, en la que la asamblea comunitaria defina los procesos a seguir para mantenernos de manera colectiva, donde entre todos realicemos de manera organizada las actividades que requerimos desarrollar para mantenernos vivos, con nuestra cultura, dignidad y trascendencia. Mas de 500 años avalan que tenemos mejor forma de vida de quienes viven en los centros urbanos y zonas de propiedad privada.

La tecnología puede servirnos, sirvámonos de ello, implementemos lo que nos sirva para dar a conocer quiénes somos. Y si el esfuerzo de nuestro trabajo redunda y podemos tener alguna ganancia, apostemos que no sea el lucro y el enriquecimiento de particulares, sino que sea de manera colectiva. De esta manera, ni las políticas y prácticas corruptas derrotarán la fuerza, el impulso y la organización comunitaria y nadie se quedará sin el sustento básico como la alimentación.

No hay necesidad de probar propuestas y modelos semejantes, la comunalidad está más que prosperada en ese aspecto. Más de 500 años garantizan la continuidad de vida de estas formas de organización. Por el contrario, los agronegocios, los monocultivos, el extractivismo, son la careta del “mercado”, degradan los suelos, contaminan el ambiente, destruyen la biodiversidad, dañan nuestra salud. Expulsan a los campesinos de sus tierras y a los grupos originarios de sus territorios.

De tal manera que lo que muchos mexicanos anhelaban del actual gobierno, está más que demostrado, no es ni será congruente con las necesidades de los que menos tienen. No se apegará a las prácticas de participación comunitaria, no habrá consulta previa y consentimiento informados a las comunidades originarias porque ello no les interesa, tampoco esta regulado legalmente y si existe en la normatividad internacional, se requiere de mucho dinero para poder hacer la denuncia respectiva y el seguimiento a la denuncia para que ésta sea efectiva al paso del tiempo de desahogo de pruebas.

Los gobiernos recientes en América Latina, de izquierda, ya no solo el actual gobierno mexicano, a la fecha no muestran diferencias ideológicas respecto a los gobiernos de derecha; todos, casi de la misma manera han impulsado la minería, la agroindustria y la explotación de hidrocarburos en los países que gobiernan sin importar lo derechos que a las comunidades originarias corresponden, los conflictos sociales, persisten y se ensanchan y la devastación ambiental crece día tras día que en la actualidad no sólo pone en peligro la comunidad o la región sino que está en peligro el mundo entero.

 

FRATERNALMENTE

 

San Juan Bautista Cuicatlán, Oaxaca. junio del 2020.

Centro de Estudios de la Región Cuicateca, CEREC.

“La solidaridad con los demás es la protección de nosotros mismos”

“Nunca más un México sin Nosotros” 

 

 


Declaración de los Pueblos Cuicatecos ante la continuidad del modelo extractivista y el neoliberalismo en México

 

Por el rey, es verdad, pero... ¿Por qué rey? (...) Si allí no estamos también

nosotros -añadió- ésos te endilgan la república. Si queremos que todo siga

como está, es preciso que todo cambie. ¿Me explico?

El gatopardo, Giuseppe Tomasi di Lampedusa

 

Vivimos uno de los momentos más críticos en la historia de los pueblos originarios, como en otros momentos de la historia de México, bien podrían ser las “primeras tres transformaciones” del discurso oficial, bien otras tantas desde hace más de quinientos años, no importa, el fin es el mismo, buscan imponernos la “MODERNIDAD” o lo que ellos, los de siempre, los de arriba han considerado ser MODERNOS, CIVILIZADOS, durante los últimos treinta años, bajo la sombra del neoliberalismo se nos ha querido obligar a renunciar a dejar de ser, a aceptar “de una vez por todas” la modernidad, un discurso ambivalente que nos habla por un lado de la multiculturalidad, de los derechos de los pueblos, combinado con políticas agresivas que atentan contra esa identidad, así, mientras se declaran “pueblos mágicos”, reservas naturales, reservas de la biósfera, proyectos productivos, etc., se acompañan de paquetes agrarios enfocados a acabar con el régimen comunitario de propiedad PROCEDE, FANAR, RRAJA, etc.

2018 marcó un nuevo quiebre histórico, luego de dieciocho años de campaña, alrededor de treinta millones de votantes, hartos de las políticas neoliberales, pero sobre todo de los excesivos y cínicos grados de corrupción en todas las esferas del Estado, la pobreza extrema generada por treinta años de neoliberalismo y la fe en las promesas de siempre, la mejora de los niveles de vida, el combate a la corrupción, en fin el cumplimiento de las esperanzas de millones, la confianza en un liderazgo carismático con un alto contenido mediático, pero sobre todo con el tejido “bajo el agua” de muchas alianzas y el beneplácito de las altas esferas empresariales nacionales e internacionales que leyeron en el discurso

de “En México no hay lucha de clases, la desigualdad es producto de la corrupción en las esferas del Estado” vamos a acabar con la corrupción a reconstruir el país, la máxima del gatopardismo “cambiaremos todo para que todo siga igual” posibilitó el arribo al gobierno del mismo grupo de siempre, ahora disfrazado de Movimiento de Regeneración Nacional, MORENA por sus siglas, representado por Andrés Manuel López Obrador.

Nada más patético para iniciar un gobierno que la falsificación ridícula de los apoyos al “SEÑOR PRESIDENTE”, como en otras épocas se montó un show de tipo hollywoodense, que tuvo el cinismo de revivir un viejo proyecto “priista”, lo bueno es que estamos en la “cuarta transformación”, revivir una mascarada de representación indígena “autodenominada” Gubernatura Nacional Indígena, una creación de la CNC que originalmente fue creada para arrebatar votos al ahora presidente, con bastón de mando y todo, más un símbolo colonial que de nuestros pueblos originarios, se hizo la entrada triunfal del candidato del pueblo, “rito pseudoceremonial adicional se pregonó que, por fin luego de décadas, siglos quizás, por fin se tenía un presidente comprometido con los pueblos, después de todo había creado un sustituto ideal para la desindianzación el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas, INPI, “dirigido por un indio, algunos siguen siendo muy caros a éste concepto, todo suponía que ahora sí, como reza el eslogan seríamos consultados.

En el paroxismo de la alegría se declaró, también muerto el neoliberalismo, pero como reza el refrán “más pronto cae el hablador que el cojo”, y a la incontinencia verbal del foxismo se suma ahora la del amloísmo, así las promesas de consulta han sido traicionadas una a una, si en 2014 se dijo que se cancelaría el Proyecto integral Morelos, PIM, en 2019 se ratificó y más aún se descalificó a los opositores a la modernidad generando de inmediato el asesinato de uno de los representantes más visibles de la oposición al PIM, Samir Flores, a él le han seguido otros tantos en las regiones de México, representantes comunitarios, defensores de la madre tierra y por tanto opositores a los megaproyectos, líderes sociales y comunitarios son ejecutados extrajudicialmente, un día se declara la consulta para el tren maya y al día siguiente se anuncia que sin consulta habrá licitación, un día se anuncian foros de consulta para el corredor transístmico y otro se cancela, pero al siguiente se declara que las comunidades han aprobado el proyecto.

Un día se aprueba la Guardia Nacional y al otro se suman los represores de siempre, al mismo tiempo se criminaliza toda resistencia, se niegan y se maquillan las cifras de muertos por la violencia de ESTADO, sea por los paramilitares, los sicarios del narco o ambos, respaldados desde ya por el ejército, la marina y ahora por la Guardia Nacional, al otro se declara que no habrá suspensión ni revisión de ningún proyecto minero, por el contrario se dan a conocer nuevos megaproyectos, eólicas en la reserva de la biósfera Tehuacán Cuicatlán, venta de arenas y otros recursos pétreos al capital alemán, un día se anuncia el amparo a algunas comunidades y al otro se dice que solo es suspensión, que no puede haber cancelación, un día se defienden los derecho de los pueblos al otro se declaran un obstáculo para el desarrollo nacional.

En medio de éste panorama y en un escenario para los próximos cinco años y medio, es claro que la sociedad mexicana ha sido engañada nuevamente, que el nuevo gobierno continúa con el modelo neoliberal, que los megaproyectos son el mismo sustento del modelo extractivista, que el entreguismo al capital extranjero, que la represión sistemática y selectiva del aparato represivo legal e ilegal a cargo del Estado, que las alianzas de la vieja clase política se materializan en las reformas continuistas, Elba y el SNTE contra la CNTE para la Reforma Educativa, Gómez Urrutía en las leyes y la protección a las empresas mineras, la lista es larga, no hay más alternativa que la lucha conjunta, la coordinación y el establecimiento de plataformas comunes de resistencia, los problemas son diversos, las causas las mismas y las consecuencias, si no lo intentamos, funestas.

Llamamos a todos los concurrentes a buscar las formas y a integrar los esfuerzos para lograrlo, Construyamos una coordinación para la protección de la Reserva de la Biósfera, No a las eólicas, No al Tren Maya, No al Proyecto Integral Morelos, No al Corredor Transístmico, No a la megaminería, No a las represas, la madre naturaleza reclama la defensa de la vida en todas sus formas.

 ¡Sí a la Vida, No a los Proyectos de Muerte!!!

 Fraternalmente

 “La solidaridad con los demás es la Protección de Nosotros mismos”

“Nunca más un México sin Nosotros”

 Congreso Autónomo de los Pueblos Cuicatecos.

 Centro Cuicateco de los Derechos Humanos

 Centro de Estudios de la Región Cuicateca

 

Cuicatlán, Oaxaca, México, mayo 18 de 2019


Declaratoria del 2° Congreso de Pueblos Originarios de la Región Cuicateca.

Nosotros pueblos originarios de las naciones Cuicateca, mixteca, mazateca, chinanteca e ixcateca, reunidos en San Juan Bautista Cuicatlán en el 2° Congreso de Pueblos Originarios de la Región Cuicateca, declaramos: 

  1. Durante más de quinientos años hemos sido sometidos por los intereses externos a nuestra región; 

  1. Hoy en día las nuevas políticas económicas impulsadas por el Estado mexicano en beneficio del capital internacional y los intereses externos a nuestra región amenazan seriamente la estabilidad y conservación de nuestros pueblos; 

  1. Los diferentes programas gubernamentales con disfraz social han sido el arma predilecta del Estado para dominarnos, para socavar nuestra autonomía y limitar nuestra capacidad de Autogestión; 

  1. Mediante estos programas se ha desalentado el trabajo comunitario con la aplicación de falsos programas de apoyo como “empleo temporal” que se utilizan para eliminar de nuestras comunidades el trabajo comunitario voluntario, tequio, símbolo de unidad y capacidad autogestiva de nuestros pueblos; 

  1. Lo mismo sucede con las modificaciones al régimen político que define que los gobiernos municipales sean retribuidos con una “dieta” que vulnera la noción de la representación política como servicio comunitario y que ha alentado al interior de nuestras comunidades una lucha por los cargos públicos que en ocasiones se disfraza de planillas y que ocasiona conflictos similares a los de derivados del régimen de partidos, lo que facilita que el Estado imponga administradores, los cuales generalmente toman decisiones contrarias a los intereses de las comunidades; 

  1. Denunciamos que los diferentes programas de modernización de “infraestructura de comunicación”, carreteras, puentes, electrificación y demás, son solo una estrategia de Estado disfrazada de ayuda social y comunitaria que en realidad solo busca mejorar la infraestructura que garantice la extracción más eficaz de nuestros recursos naturales y facilitar la llegada de las fuerzas represivas del Estado cuando lo consideren necesario: 

  1. Los programas de cambio de régimen de propiedad de la tierra alentados por dependencias por la Procuraduría Agraria, P. A., de uso del suelo con SEDATU como impulsor y la intromisión directa de funcionarios públicos que alientan a nuestras comunidades a renunciar a sus formas históricas de propiedad y de organización y en paralelo la privatización de los diferentes recursos naturales de nuestros territorios comunales; 

  1. En éste mismo sentido se desarrolla por parte del Estado una serie de proyectos que buscan establecer fuerzas militares extranjeras en el país, las bases parapoliciales en Cholula, Puebla o el intento por establecer una nueva base militar en Tlacolula de Matamoros, entre otras, buscan amedrentar a las comunidades y regiones para que renuncien a resistir estos proyectos: 

  1. Los megaproyectos y las Zonas de Desarrollo Económico Especial, ZODES, constituyen hoy en día el enemigo mortal de nuestras comunidades y por tanto de nuestra región; 

Por lo anterior nos pronunciamos: 

  1. Por la declaración de todos los territorios de las comunidades de la región Cuicateca como libres de megaproyectos; 

  1. Reivindicamos nuestro derecho a decidir, de acuerdo a nuestras necesidades, los mecanismos para determinar libremente sobre nuestro territorio y los elementos que lo conforman; 

  1. La eliminación de todo programa asistencialista y la implementación de programas de tipo comunitario que resuelvan de fondo las problemáticas locales; 

  1. Respeto integral a las formas comunitarias de trabajo,  

  1. El cese de la intromisión del Estado en las decisiones comunitarias de gobierno;

  2. Desarrollo de una infraestructura comunitaria que considere como eje la vida comunal y las necesidades; 

  1. Respeto irrestricto a las formas comunitarias de uso y propiedad de la tierra, desarrollados a lo largo su historia; 

  1. Alto a la militarización y paramilitarización de la vida nacional y comunitaria, cese de la criminalización de la lucha social y de todas las formas de violación de los Derechos Humanos. 

  1. Respeto a las formas económicas comunitarias, al territorio y vida comunal, desarrollo de una política con un verdadero fondo nacional que permita el desarrollo del país de manera integral y que favorezca por igual a todos los sectores del país. 

FRATERNALMENTE 

Comunidades:

San Juan Bautista Cuicatlán, Santa María Texcatitlán, Santos Reyes Pápalo, San Pedro Nodón, San Juan Tepeuxila, San Andrés Pápalo, San Andrés Teotilalpan, San Pedro Jocotipac, San Pedro Chicozapotes, San Juan Teponaxtla, San Gabriel Almoloyas, San Juan Teponapa, San Juan Tonaltepec, San Sebastián Tlacolula, San Francisco Chapulapa, San Pedro Jaltepetongo, San Juan Zapotitlán, San Pedro Xochiapan, San José del Chilar, San Juan Tonaltepec, Tomellín, Los Obos
Tecomaltianguisco, Peña Verde, San Alejo, Valerio Trujano, La Iberia, Concepción Pápalo, San Pedro Cuyaltepec, Peña Verde, San Isidro Buenos Aires,

Representaciones comunitarias solidarias.

Tacuaro, San José del Progreso, Ayutla, Mazatlán Villa de Flores,Ixhuatlán, Ixtepec.

organizaciones: 
FPDT-CNI, PRT, Comité Ixtepecano Vida y Territorio, MASCIP, UACOL, CIPO-RFM, Colectivo Emancipaciones, Prensa Comunitaria, Liga Mexicana por la Defensa de los Derechos Humanos, EDUCA, A. C. 

“Nunca más un México sin Nosotros” 

San Juan Bautista Cuicatlán, Oaxaca junio 18 de 2017.

 

Manifiesto desde y para la nación cuicateca.

 

“Para resistir, luchar y crear se necesitan tres cosas:

perder el miedo, tener esperanza y hacer fiesta.

Y todo sin perder la dignidad y la firmeza”

EZLN.

 

Hoy nos reconocemos y reivindicamos nuestro derecho a la existencia.

 

Desde hace más de quinientos años los pueblos y naciones originarias hemos sobrevivido a contracorriente de quienes en un elaborado etnocidio han intentado borrarnos de la faz de la tierra, nuestra tierra.

 

Durante miles de años nuestros ancestros sentaron los cimientos de nuestra cultura, lucharon contra el medio y la hostilidad de la naturaleza, la cual, en no pocas ocasiones los sometió y les cobró la cuota a su osadía, se dieron también encuentros nada amistosos entre nuestros pueblos, guerras y más guerras, todo ello con el afán de sobrevivir, ello nos permitió definir los espacios físicos en donde se desarrollarían nuestros pueblos.                                        

 

Algunos más rápidamente, otros menos, nuestros pueblos se fueron afianzando hasta constituirse en verdaderas naciones, otros más configuraron Estados y nos pocos se expandieron a costa de sus vecinos, si embargo las identidades ya se habían configurado y nuestro origen común favoreció su permanencia, así se configuraron grandes acuerdos y alianzas que permitieron la sobrevivencia en relativa armonía y con lapsos relativa de tranquilidad.

 

En otros espacios, al mismo tiempo otros consolidaban un modelo de vida basado en la explotación de sus semejantes y se lanzaban por el mundo para llevar su mensaje de destrucción y exterminio de la vida, los europeos iniciaron su expansión y con ella el potencial más destructivo de la humanidad, la codicia y el engaño, inició así un sistemático exterminio, primero la negación de nuestra humanidad, la falsificación y destrucción de nuestras identidades le siguió, nos falsificaron llamándonos “indios”, luego la imposición de su cosmovisión: su religión, lengua, organización social, etc., todo ello enfocado a la aplicación de un sistema de producción altamente destructivo y depredador de los ecosistemas, la cultura del mercado y del consumismo.

 

El saqueo de nuestras riquezas y la continua marginación de que hemos sido objeto no ha cesado desde entonces, a pesar de nuestra invaluable participación en todas y cada una de las etapas de construcción de la llamada nación mexicana, siempre hemos sido los convidados de piedra, la carne de cañón, la Independencia, la Reforma, la Revolución, han pasado sin pena ni gloria para nosotros, en realidad más penas que gloria, los únicos reconocidos son aquellos, que aún siendo parte de los pueblos originarios renunciaron a su identidad y terminaron por combatir a sus hermanos desde las trincheras de occidente. Del color de la tierra por fuera pero con el corazón cargado de inmundicia y la boca llena de mentiras, los nombres no son muchos, considerando la riqueza humana con la que contamos los pueblos originarios, todos ellos son, dimensiones guardadas héroes de la nación mexicana, aportaron para la destrucción de sus congéneres.

 

La continuación de nuestro exterminio, siempre intentado, nunca logrado, marco su continuidad con la llegada del México moderno, para lograrlo se prohibieron las lenguas originarias y algunas prácticas culturales, se estigmatizó nuestra cosmovisión, atrasados se nos llamó, las políticas oficiales del Estado postrevolucionario apuntaron, prácticamente todas a una nueva conversión, ahora ya no al cristianismo sino a la modernidad, antropólogos, locales y extranjeros llamaron a nuestra asimilación a la “cultura nacional”, cualquier cosa que eso fuere, en realidad un reacomodo para modernizar la cultura del consumo basado en el sueño americano, recién triunfante en la europa de la Segunda Guerra, el Instituto Lingüístico de Verano, el ILV y, su caballo de Troya, el protestantismo, llegaron para intentar, por enésima ocasión, ahora desde adentro socavar la aún floreciente vida comunitaria, hasta el catolicismo se había tenido que adaptar a las prácticas de la comunidad y, en muchos sentidos, había reforzado los nexos entre esta.

 

Se intentaba con esto borrar, de una buena vez, todo vestigio de humanidad, que la terca realidad se había empeñado en continuar, seguíamos siendo pueblos, y eso no había podido impedirse a pesar de la guerra permanente en nuestra contra, el objetivo del Estado capitalista no había cambiado un ápice, nuestra riqueza era indispensable para la modernización, desde los últimos estertores del porfiriato se estableció que éramos útiles como piezas de museo, como objetos del folclor, como constancia de tiempos mejores, la grandeza de un México ido, distinto del que perseguía la grandeza del colonizador y solo se quedaba como una pálida sombra, una caricatura del poderosos, del conquistador, aún se persigue ese ideal de las clases dominantes, se decía y seguramente se dice en los círculos de poder, “el mejor indio, es el indio muerto”.

 

Resulta innecesario y hasta ocioso pretender abundar más en los acontecimientos que pueden demostrar el afán del Estado por exterminarnos, el papel que el mercado nos ha asignado no ha variado ni variará, las nuevas condiciones del mercado mundial y del sistema mundo, llamado globalización, han acrecentado la codicia sobre lo nuestro, desde el Dorado hasta el Uranio, pasando por el petróleo, la madera, el agua y, en fin, todo aquello susceptible de ser comprado o vendido se ha vuelto el blanco de todas las iniciativas del gran capital, sea nacional o trasnacional, las políticas neoliberales tan caras al Estado mexicano moderno, un simple empleado del gran capital, buscan eficientar el control sobre las riquezas y si es necesario se convierten en simple brazo ejecutor del exterminio; Atenco, Oaxaca, Chiapas, Nayarit, Guerrero, todo espacio de los pueblos originarios, son ejemplo vivo de ello.

 

En este marco toca ahora el turno a los cuicatecos, desde hace más de treinta años se han realizado estudios de prospección en nuestro territorio, Pápalo y el Asbesto fueron un primer ensayo, estamos asentados en una franja de minerales, esa es nuestra realidad, recientemente Cuyamecalco y el plomo han seguida la misma senda, ahora se cierne sobre nosotros una peligro mayor, se ha ubicado en nuestro territorio una franja que contiene minerales como el oro, el zinc, el aluminio y otros, incluido el Uranio, desde abril de 2006, el Estado mexicano, a través de la Secretaría de Economía y la Dirección General de Minas, osaron concesionar nuestras tierras por cincuenta años, basados en el negro historial de las compañías mineras, especializadas en depredar las tierras donde se posicionan, no esperamos nada alentador, la destrucción del ecosistema con todas sus implicaciones es lo que nos espera si no actuamos desde ya, el agua y toda la vida de la región de la cañada desaparecerán, sin ello no habrá vida y por lo tanto desaparecerá la cultura y la vida comunitaria.

 

Ante ese escenario los cuicatecos agrupados en el CONGRESO AUTÓNOMO CUICATECO, manifestamos, como lo hicimos con nuestros hermanos y hermanas del CNI en Nurío en 2001

 

DECLARAMOS:

 

Que seguimos vivos, y seguimos honrando en nuestros pueblos, la digna memoria de quienes nos nacieron al mundo y, con sabiduría y amor nos enseñaron a ser los indios que somos: los que de la tierra venimos; los que del maíz vivimos; los que del color de la esperanza nos vestimos; los que hermanas y hermanos verdaderos somos. Somos los indios que somos. Que en su nombre y con su palabra, palabra verdadera, sembrada desde antiguo en el fondo de nuestro moreno corazón, con dignidad y respeto decimos que pueblo somos. Que cuando pueblos decimos que somos, es porque llevamos en nuestra sangre, en nuestra carne y en nuestra piel toda la historia, toda la esperanza, toda la sabiduría, la cultura, la lengua y la identidad, toda la raíz, la savia, la rama, la flor y la semilla que nuestros padres y madres nos encomendaron, y en nuestras mentes y corazones quisieron sembrar para que nunca más se olvidara o se perdiera. Que no somos una suma de individuos dispersos por el mundo, sino una viva armonía de colores y de voces, un constante latido de deseos y pensamientos que se nacen, se crecen y se fecundan amorosamente en un solo corazón y voluntad, tejido de esperanza. A esta existencia y forma de pensar armónica y colectiva la llamamos comunalidad Que no renunciaremos a ser lo que somos. Que continuaremos defendiendo nuestra autonomía y al defenderla, defenderemos también la de todos los que como nosotros, quieran vivir con dignidad su diferencia, su color, su canto, su visión propia de la vida y de la libertad. Que por todo esto:

 

EXIGIMOS:1

 

El reconocimiento constitucional de nuestras tierras y territorios ancestrales que representan la totalidad de nuestro hábitat en donde reproducimos nuestra existencia material y espiritual como pueblos, porque la tierra es el fundamento primero de nuestros pueblos y de la comunidad como cimiento, como centro y como corazón de nuestra existencia milenaria.

 

Para nosotros, pueblos indios, pueblos verdaderos, nuestra madre tierra es sagrada, así como son sagrados todos los seres que habitan en ella, los animales, las plantas, los ríos, los montes, las cuevas, los valles, los recursos naturales y el saber ancestral que nuestros pueblos han acumulado en su relación con la madre tierra.

 

Por eso rechazamos tajantemente las políticas que el gran capital impulsa, porque la madre tierra y todo lo que en ella se nace no es una mercancía que se pueda comprar y vender, porque la lógica simple y mezquina del mercado libre no puede destruir nuestra existencia misma, porque los modernos piratas y biopiratas no deben expropiar más nuestro saber antiguo y nuestros recursos naturales, porque no puede ejecutarse un solo proyecto en nuestro territorio sin nuestra participación, consulta y aprobación.

PRIMERO.- El reconocimiento constitucional de nuestro inalienable derecho a la libre determinación expresado en la autonomía en el marco del Estado mexicano, y ejercer así nuestra capacidad para decidir nuestro destino en todos los ámbitos de la vida cotidiana, tales como la economía, la política, la procuración y administración de justicia, los asuntos territoriales, la cultura y educación y todos los aspectos sociales por una identidad y conciencia propia y con la suficiente capacidad de apertura para relacionamos con los demás ciudadanos del país y del mundo.

 

EXIGIMOS el cumplimiento del  articulado del CONVENIO 169 de la OIT, que reza:

 

Artículo 2.

1. Los gobiernos deberán asumir la responsabilidad de desarrollar, con la participación de los pueblos interesados, una acción coordinada y sistemática con miras a proteger los derechos de esos pueblos y a garantizar el respeto de su integridad.

 

2. Esta acción deberá incluir medidas:

 

a) que aseguren a los miembros de dichos pueblos gozar, en pie de igualdad, de los derechos y oportunidades que la legislación nacional otorga a los demás miembros de la población;

b) que promuevan la plena efectividad de los derechos sociales, económicos y culturales de esos pueblos, respetando su identidad social y cultural, sus costumbres y tradiciones, y sus instituciones;

c) que ayuden a los miembros de los pueblos interesados a eliminar las diferencias socioeconómicas que puedan existir entre los miembros indígenas y los demás miembros de la comunidad nacional, de una manera compatible con sus aspiraciones y formas de vida.

 

Artículo 3.

1. Los pueblos indígenas y tribales deberán gozar plenamente de los derechos humanos y libertades fundamentales, sin obstáculos ni discriminación. Las disposiciones de este Convenio se aplicarán sin discriminación a los hombres y mujeres de esos pueblos.

2. No deberá emplearse ninguna forma de fuerza o de coerción que viole los derechos humanos y las libertades fundamentales de los pueblos interesados, incluidos los derechos contenidos en el presente Convenio.

 

Artículo 7.

1. Los pueblos interesados deberán tener el derecho de decidir sus propias prioridades en lo que atañe al proceso de desarrollo, en la medida en que éste afecte a sus vidas, creencias, instituciones y bienestar espiritual y a las tierras que ocupan o utilizan de alguna manera, y de controlar, en la medida de lo posible, su propio desarrollo económico, social y cultural. Además, dichos pueblos deberán participar en la formulación, aplicación y evaluación de los planes y programas de desarrollo nacional y regional susceptibles de afectarles directamente.

2. El mejoramiento de las condiciones de vida y de trabajo y del nivel de salud y educación de los pueblos interesados, con su participación y cooperación, deberá ser prioritario en los planes de desarrollo económico global de las regiones donde habitan. Los proyectos especiales de desarrollo para estas regiones deberán también elaborarse de modo que promuevan dicho mejoramiento.

3. Los gobiernos deberán velar por que, siempre que haya lugar, se efectúen estudios, en cooperación con los pueblos interesados, a fin de evaluar la incidencia social, espiritual y cultural y sobre el medio ambiente que las actividades de desarrollo previstas puedan tener sobre esos pueblos. Los resultados de estos estudios deberán ser considerados como criterios fundamentales para la ejecución de las actividades mencionadas.

4. Los gobiernos deberán tomar medidas, en cooperación con los pueblos interesados, para proteger y preservar el medio ambiente de los territorios que habitan.

 

DEMANDAMOS el cumplimiento de los ordenamientos del mismo CONVENIO sobre las tierras y recursos naturales de nuestro territorio.

 

PARTE II. TIERRAS

 

Artículo 13.

1. Al aplicar las disposiciones de esta parte del Convenio, los gobiernos deberán respetar la importancia especial que para las culturas y valores espirituales de los pueblos interesados reviste su relación con las tierras o territorios, o con ambos, según los casos, que ocupan o utilizan de alguna otra manera, y en particular los aspectos colectivos de esa relación. 2. La utilización del término "tierras" en los artículos 15 y 16 deberá incluir el concepto de territorios, lo que cubre la totalidad del hábitat de las regiones que los pueblos interesados ocupan o utilizan de alguna otra manera.

 

Artículo 14.

1. Deberá reconocerse a los pueblos interesados el derecho de propiedad y de posesión sobre las tierras que tradicionalmente ocupan. Además, en los casos apropiados, deberán tomarse medidas para salvaguardar el derecho de los pueblos interesados a utilizar tierras que no estén exclusivamente ocupadas por ellos, pero a las que hayan tenido tradicionalmente acceso para sus actividades tradicionales y de subsistencia. A este respecto, deberá prestarse particular atención a la situación de los pueblos nómadas y de los agricultores itinerantes.

2. Los gobiernos deberán tomar las medidas que sean necesarias para determinar las tierras que los pueblos interesados ocupan tradicionalmente y garantizar la protección efectiva de sus derechos de propiedad y posesión.

3. Deberán instituirse procedimientos adecuados en el marco del sistema jurídico nacional para solucionar las reivindicaciones de tierras formuladas por los pueblos interesados.

 

Artículo 15.

1. Los derechos de los pueblos interesados a los recursos naturales existentes en sus tierras deberán protegerse especialmente. Estos derechos comprenden el derecho de esos pueblos a participar en la utilización, administración y conservación de dichos recursos.

2. En caso de que pertenezca al Estado la propiedad de los minerales o de los recursos del subsuelo, o tenga derechos sobre otros recursos existentes en las tierras, los gobiernos deberán establecer o mantener procedimientos con miras a consultar a los pueblos interesados, a fin de determinar si los intereses de esos pueblos serían perjudicados, y en qué medida, antes de emprender o autorizar cualquier programa de prospección o explotación de los recursos existentes en sus tierras. Los pueblos interesados deberán participar siempre que sea posible en los beneficios que reporten tales actividades, y percibir una indemnización equitativa por cualquier daño que puedan sufrir como resultado de esas actividades.

 

Artículo 16.

1. A reserva de lo dispuesto en los párrafos siguientes de este artículo, los pueblos interesados no deberán ser trasladados de las tierras que ocupan.

2. Cuando excepcionalmente el traslado y la reubicación de esos pueblos se consideren necesarios, sólo deberán efectuarse con su consentimiento, dado libremente y con pleno conocimiento de causa. Cuando no pueda obtenerse su consentimiento, el traslado y la reubicación sólo deberá tener lugar al término de procedimientos adecuados establecidos por la legislación nacional, incluidas encuestas públicas, cuando haya lugar, en que los pueblos interesados tengan la posibilidad de estar efectivamente representados.

3. Siempre que sea posible, estos pueblos deberán tener el derecho de regresar a sus tierras tradicionales en cuanto dejen de existir las causas que motivaron su traslado y reubicación.

4. Cuando el retorno no sea posible, tal como se determine por acuerdo o, en ausencia de tales acuerdos, por medio de procedimientos adecuados, dichos pueblos deberán recibir, en todos los casos posibles, tierras cuya calidad y cuyo estatuto jurídico sean por lo menos iguales a los de las tierras que ocupaban anteriormente, y que les permitan subvenir a sus necesidades y garantizar su desarrollo futuro. Cuando los pueblos interesados prefieran recibir una indemnización en dinero o en especie, deberá concedérseles dicha indemnización, con las garantías apropiadas.

5. Deberá indemnizarse plenamente a las personas trasladadas y reubicadas por cualquier pérdida o daño que hayan sufrido como consecuencia de su desplazamiento.

 

Artículo 17.

1. Deberán respetarse las modalidades de transmisión de los derechos sobre la tierra entre los miembros de los pueblos interesados establecidas por dichos pueblos.

2. Deberá consultarse a los pueblos interesados siempre que se considere su capacidad de enajenar sus tierras o de transmitir de otra forma sus derechos sobre estas tierras fuera de su comunidad.

3. Deberá impedirse que personas extrañas a esos pueblos puedan aprovecharse de las costumbres de esos pueblos o de su desconocimiento de las leyes por parte de sus miembros para arrogarse la propiedad, la posesión o el uso de las tierras pertenecientes a ellos.

 

RATIFICAMOS y nos ACOGEMOS a la Declaración Sobre los Derechos de las Poblaciones Indígenas de la ONU, y con ello exigimos nuestro derecho a:

 

Artículo 9

Los pueblos y las personas indígenas tienen derecho a pertenecer a una comunidad o nación indígena, de conformidad con las tradiciones y costumbres de la comunidad o nación de que se trate. No puede resultar ninguna desventaja del ejercicio de ese derecho.

 

Artículo 10

Los pueblos indígenas no serán desplazados por la fuerza de sus tierras o territorios. No se procederá a ningún traslado sin el consentimiento expresado libremente y con pleno conocimiento de los pueblos indígenas interesados y previo acuerdo sobre una indemnización justa y equitativa y, siempre que sea posible, con la posibilidad de regreso.

 

Artículo 26

Los pueblos indígenas tienen derecho a poseer, desarrollar, controlar y utilizar sus tierras y territorios, comprendido el medio ambiente total de las tierras, el aire, las aguas, los mares costeros, los hielos marinos, la flora y la fauna y los demás recursos que tradicionalmente han poseído u ocupado o utilizado de otra forma. Ello incluye el derecho al pleno reconocimiento de sus leyes, tradiciones y costumbres, sistemas de tenencia de la tierra e instituciones para el desarrollo y la gestión de los recursos, y el derecho a que los Estados adopten medidas eficaces para prevenir toda injerencia, usurpación o invasión en relación con estos derechos.

 

 Artículo 30

Los pueblos indígenas tienen derecho a determinar y elaborar las prioridades y estrategias para el desarrollo o la utilización de sus tierras, territorios y otros recursos, en particular el derecho a exigir a los Estados que obtengan su consentimiento, expresado con libertad y pleno conocimiento, antes de aprobar cualquier proyecto que afecte a sus tierras, territorios y otros recursos, particularmente en relación con el desarrollo, la utilización o la explotación de recursos minerales, hídricos o de otro tipo. Tras acuerdo con los pueblos indígenas  interesados, se otorgará una indemnización justa y equitativa por esas actividades y se adoptarán medidas para mitigar sus consecuencias nocivas de orden ambiental, económico, social, cultural o espiritual.

 

EXIGIMOS el cumplimiento de todos los ordenamientos legales del Estado mexicano y de su par oaxaqueño a efectos de que se nos informe cabalmente de las características del proyecto de explotación minera “Raquelita I”, no cejaremos en nuestra resistencia.

 

LLAMAMOS a todos y todas las cuicatecas y cuicatecos para que juntos busquemos la coordinación necesaria para evitar la destrucción de nuestro territorio y con ello de nuestra cultura,  vamos todos al “III ENCUENTRO POR LA INTEGRIDAD TERRITORIAL Y LA VIDA COMUNITARIA”, 30 y 31 de agosto del 2008 en San Sebastián Tlacolula.

 

FRATERNALMENTE

 

                                              CONGRESO AUTÓNOMO CUICATECO. 

sNDUCHI NÜ

(Estamos despierrtos)

 

 

“El poderoso siente que la tierra tiembla cuando el pueblo se pone en movimiento”





REGION CUICATECA, OAX. EN LA MIRA DE LAS TRASNACIONALES.

La región cuicateca está ubicada al norte del Estado de Oaxaca, México. Ocupa una porción de 8,400 km2 de territorio aproximadamente. Según vestigios encontrados en la zona, podemos asegurar que la cultura cuicateca tiene más de mil años habitando estas tierras. Sus principales pueblos son: Cuicatlán, Quiotepec, Coyula, Cuyamecalco, santa Ana, Chiquihuitlán, Teutila, Teotilalpan, Chapulapa, Tlalixtac, San Lorenzo, Santa María Pápalo, Tepeuxila, y Santos Reyes Pápalo, entre otros. En la actualidad está habitada por alrededor de 25 mil habitantes, 80% de ellos hablantes de la lengua cuicateca. En nuestra lengua, no somos cuicatecos que es un toponímico de la lengua náhuatl, más bien somos “gente de casa (de tierra)”, iña iñ bacu. Los originarios, los propios del lugar.

Según estudios analizados, la región cuicateca está asentada en una placa tectónica denominada “cuicateca” que va de noroeste a sureste; de la región de Tehuacán, Puebla; al soconusco en el estado de Chiapas,  y por sus orígenes y movimiento es una placa de subducción con presencia de minerales, oro y aluminio entre otros, así también hay presencia de gases como Uranio y tierras raras, entre Cuicatlán y Telixtlahuaca.

Por lo que lo proyectos de explotación no se han hecho esperar y hay en puerta al menos 13 concesiones mineras, entre ellas la más grande es “La Raquelita”, en el municipio de Tepeuxila con 3,500 ha. de explotación; uno de gas, aún no documentada y dos proyectos hidroeléctricos, uno conocido recientemente a realizarse sobre el “río grande”, entre la comunidad Tlacolula, Tepeuxila. Oax. y Atatlauhca,  otro aún oculto por las instancias respectivas a realizarse en el río de la comunidad Cuyamecalco de Zaragoza, por Por lo anterior, el CEREC, hace una invitación a todos los cuicatecos, personalidades, medios alternativos y a todos aquellos preocupados e interesados en los problemas que se avecinan en nuestra región para analizar los alcances y consecuencias que estos proyectos trasnacionales traen para nuestra gente, hermanos y pueblos, a participar en el 2° CONGRESO DE PUEBLOS DE LA REGION CUICATECA. SIGLO XXI, a realizarse los días 17 y 18 de junio en Cuicatlán, Oax. Lugar por confirmar.

 

IÑA´S NENE VE TUMMIEE IYNAY DERAS CANDEY ÑEE ÑAA YBACU.

Ñaa Ybacu iñndaca ncuaa lad ninu ñee nDube, Iñnguyu. nCadien guii tanduca ama nini mil  ncuu ciento km2 ñee nñaa. Vee ndub ninu toó chi ngaa chií nñaa ybacun a qnee naas canee ndii tiempo amnaa ñee ama mil nduyu. Chu nYaans chií iytune chiss-nee na ñaa ñee  nñaa Ybacuu: Cuicatlán, Quiotepec, Coyula, Cuyamecalco, Santa Ana, Chiquihuitlan, Teutila, Teotilalpan, Chapulapa, Tlalixtac, San Lorenzo, Santa María Pápalo, Tepeuxila y Santos Reyes Pápalo, nguaan nduvi tam-ñaa. Man gubin cuunguii tama dicu qnee niu mil iñaa vey ñaa-cu, ñee nducueeyan, tanduca ama nditiñcuñ ñee ciento por ciento ngaaña dvacuy. Naa dvaquieñ-yu, nguee cuicateco suun ; ndudu cuicateco ndudu iñaa náhuatl nñeey dud-cu. Suu´n iña iñ-vacu nsuu.

ngaa duv caca chi’n nguee-nu, chií yaan ñe iña ybacu cruu na tam ñaa chií “cuicateca” ngubi, nñaa-cun ngueé ñee noroeste a suroeste; ñee nyaan chi Tehuacan, Puebla nduchii, al soconusco na nñaa chi Chiapas gañ-ñeé. Y tanduca chi´s vet-tian y cucaba chií tanducas nguican chiñas “ntaa-ña chií ngueen cuaan dilla, ngaañ-ñe”, min vee oro, ticantuún vee aluminio, nguaá tanduvi minerales, nveentu ntanduv-naa chii gases ngubi ntanduca Uranio, y tierras raras ngaañ ñe tam-na, iñdacay ñaá nsuu nguaa ñaa chi Ybacu y Telixtlahuaca ngubi.

Ñee’s ngayuun iña´s nene vee tumien asney naa nñaa ñee yu. A qnee ginuy chi tucaay ndiña tiñu. A vee tanduca dichi-un taa ña chin e dis tundass tuu chi ve –chibe-. Nguaa nduquiaca taa ñaa suun, qnee ñaa cheete chi “La Raquelita ngubi nta ñaa ñe iña  “cu-caa”. Cadi ña  cuun guii tanduca inu mil qnee maa ha. Chi an caay iña chin tunda tuum chi ñañ dchive. Ticaantun vee tama ñee gas icu ventu tana ubi ñee nuni nass disan tiñu icu ntundas yñaá, ama chun nisne na nuni ñee yicu-chete, nguaa ñaa Inguu, Cucaa, ndube icu Atatlauhca, tam-taá qnee  na yicu ñe ñaa chi Cuyamecalco de Zaragoza ngubi. Chiñas tica, CEREC, ngay-ya nduquiaca iña ibacu, nduquiaca iña iñ-chetie yu, medios alternativos, nducu iñaa chi ve icu-chetiniee,  ñee vedcaba chi ve naa yñaa yee yu, icu ndichiyu, camayu derás cubi nduc-suu cuanas ngubi chi icchuii. Suun viyyu nducu nduquiaca iña “Ybacu”, ticaas chii ngaynu disti icu cubi chi dacviyu naa 2° CONGRESO DE PUEBLOS  DE LA REGION CUICATECA. SIGLO XXI, chi cubi naa ngubi 17 y 18 ñee junio na  yñaa Ybacu, ndube. Cama cubinu ndisti tii lugar cubi.



Mesa comunalidad  2º Congreso de Pueblos Originarios de la Región Cuicateca, 17 y 18 de junio, 2017.

La comunalidad es una práctica de vida de las comunidades y pueblos originarios que considera lo siguiente:

La principal forma de organización en las comunidades es la asamblea.

En las comunidades se eligen a las autoridades de acuerdo al desempeño de la persona y su participación en los servicios dados al pueblo.

Los pueblos destituyen y sancionan a las autoridades que no cumplieron con el mandato de la comunidad.

El tequio es el trabajo comunitario que históricamente han practicado los pueblos para llevar a cabo obras necesarias y para resolver problemas.

Los pueblos tienen la visión sobre la Madre Tierra. Donde el territorio, la tierra, el agua, los bosques, los lugares sagrados, son la vida para los pueblos.

Los programas de gobierno, el pago por el tequio, impiden a las comunidades seguir decidiendo sobre su territorio.

La fiesta es  parte de la historia de los pueblos, son espacios de compartencia de saberes, de convivencia, que fortalecen la cohesión social.

A modo de propuestas:

Pensar si es posible una representación comunal del territorio de los pueblos

Organizarnos y buscar medios de orientación, bajar la información a las comunidades para impedir la entrada de los megaproyectos a nuestro territorio.

La defensa es del territorio y de la cultura como pueblo.

En la Asamblea se debe practicar la crítica y la autocrítica, debe fomentar la discusión.

Desde la comunalidad podemos ir pensando en otro modelo de educación.

Debemos de generar acciones para el rescate y conservación de las lenguas de los pueblos, pues son parte de nuestras culturas.

Debemos reconocer los sitios sagrados que existen en nuestro territorio.

Los pueblos podemos ir de la comunalidad a la práctica de la autonomía.

 

Planear un calendario de trabajo y elaborar una ruta de acción política.



Relatoría Mesa 3: Autonomía

 

La historia de los cuicatecos tiene al menos tres mil años en nuestro territorio, para poder sobrevivir nuestros ancestros tuvieron que aprender a decidir y resolver sus necesidades, la forma como tomaron sus decisiones la llamamos AUTONOMÍA y a la manera como se resolvían los problemas se le llama AUTOGESTIÓN porque eran ellos quienes realizaban los trabajos para resolver dichos problemas, con el paso del tiempo las cosas fueron cambiando, primero los españoles conquistaron la región y cambiaron la lengua, la religión y las costumbres, sin embargo nuestras comunidades siguieron conservando sus formas de vida pues lograron resistir de muchas maneras.

Después de la revolución el gobierno siguió buscando maneras de controlarnos, así se prohibió que en nuestra comunidades se hablara la lengua, se cambió la forma de elegir gobernantes y muchas de nuestras comunidades comenzaron a permitir que los intereses ajenos se fueran estableciendo en nuestras tierras, la religión evangélica se hizo presente y sus antropólogos tradujeron el nuevo testamento a nuestras lenguas, pero al mismo tiempo nos hicieron cambiar nuestras costumbres, después de los años ochenta los partidos políticos dividieron a nuestras comunidades, junto con ellos llegaron las “ayudas” de los programas sociales, PROCAMPO, PROSPERA, OPORTUNIDADES, etc., su objetivo era desacostumbrarnos a la AUTOGESTIÓN, hacernos depender de esas “ayudas” y dejar de trabajar la tierra, dejar de producir, eso ha afectado no solo nuestra producción sino nuestra salud pues la mayoría de los alimentos que comemos nos enferman.

Finalmente llegaron las reformas legales que en 2001 limitaron los derechos de nuestras comunidades, dejando que sea el gobierno federal el que decida sobre nuestras tierras y recursos, las instituciones de gobiernos, CDI, P.A., SEMARNAT, PROFEPA, etc., llegaron para reforzar nuestra DEPENDENCIA y así dominarnos más.

Los trabajos realizados en la mesa de Autonomía plantearon los siguientes puntos:

  1. La principal forma de manifestación de la autonomía en nuestras comunidades es la asamblea General, ésta puede ser ejidal o comunal.

 

  1. La comunidad decidía como se aplicaban los recursos para resolver sus necesidades.

 

  1. Las actividades se deciden entre todos y se llevan a cabo mediante el tequio.

 

  1. En nuestras comunidades los cargos se decidían entre todos, se elegía a personas conocidas, los que son electos representan realmente a la comunidad.

 

  1. Los consejos de caracterizados participan de las decisiones.

 

  1. Las responsabilidades a los miembros de la comunidad le dan el derecho a utilizar los recursos y disfrutar de los beneficios que la misma comunidad obtiene.

 

  1. La cultura comunitaria nos la enseñaron los abuelos, nuestros padres y nosotros tenemos la responsabilidad de nuestras comunidades.

 

  1. Debemos defender nuestros usos y costumbres y recuperarlos en donde se están perdiendo.

 

Los principales enemigos de nuestra AUTONOMÍA son:

  1. Los programas de “apoyo” provocan que en nuestros pueblos las generaciones jóvenes dejen de trabajar la tierra y de interesarse por los problemas y de participar, esperan que todo lo resuelva el gobierno.

 

  1. En algunas de nuestras comunidades la religión y los partidos políticos, ahora disfrazados de planillas que interfieren con la elección por usos y costumbres, manipulando los resultados y hasta imponiendo.

 

  1. El gobierno aprovecha nuestros desacuerdos en la elección de autoridades y nos impone “Administradores” que no tienen nada que ver y deciden cosas contrarias a las comunidades.

 

  1. Las instituciones de gobiernos que con engaños y desinformación nos imponen decisiones que no nos beneficia.

 

  1. La apatía y desinformación de nuestras comunidades.

 

Cómo podemos defender nuestra AUTONOMÍA:

  1. Informándonos y enseñando a las nuevas generaciones la importancia de nuestra cultura y nuestros usos y costumbres.

 

  1. Usar las leyes nacionales y el derecho internacional para defendernos.

 

  1. Recuperar el derecho a administrar nuestros propios recursos.

 

  1. Crear normas regulatorias comunales, estatutos comunales que dejen claro que somos autónomos.

 

  1. Avanzar en la organización entre comunidades.

 

  1. Impedir que los agentes internos tengan influencia en nuestras comunidades

 

  1. Crear comités por comunidad encargados de informar a nuestras comunidades

Mesa Medicina Tradicional

Durante  la sesión de trabajo del  17 de junio, se expuso que la medicina tradicional es el  conjunto de sistemas de atención a la salud que tiene sus raíces en profundos conocimientos sobre la salud y la enfermedad que los pueblos han acumulado a través de su historia, fundamentados en una interpretación del mundo. Nuestra medicina no solo puede curar padecimientos físicos, también sabe cómo tratar psicológicos además del espanto, empacho, el mal aire, etcétera,  enfermedades que los médicos alópatas desconocen o por su preparación académica no le encuentran explicación científica.

Los participantes coinciden en que a partir de la llegada de los medios de comunicación y principalmente la televisión, los jóvenes muestran poco interés hacia los conocimientos y saberes de la gente mayor, además de que la existencia de las unidades de salud no han ayudado a que la medicina tradicional se practique.

La práctica de la medicina moderna, no ha ayudado a fomentar su ejercicio y hasta en algunas ocasiones ha ejercido cierta presión para impedir su práctica, algunos infunden miedo o cierto temor como es el caso concreto  de las parteras a tal punto que podríamos decir que este oficio se está extinguiendo porque las y los cuicatecos están naciendo en hospitales y hay un índice importante y alarmante de cesáreas innecesareas.   

Pese a ello por fortuna si existen algunas personas  que aún practican las limpias,visitan al huesero,al curandero, hay quienes se toman diversos thes que les heredaron las abuelas y reconocen que el uso de algunas plantas se conservan aunque el fenómeno debido a la falta de práctica es que muchos ya no las conocen. De todos los participantes sólo se mencionó que hay un curandero o partera en San Sebastián Tlacolula, San Pedro Chicozapote, Coyula, Joyadurazno, Peña Verde, San Juan Teponaztla, Tomellin, Carrizal de San Isidro Buenos Aires resaltó el caso de San José del Progreso con 4 curanderos.

Otra situación que se puso de manifiesto es que les parece importante el rescate de la historia (biografía) de aquellos, parteras, hueseros, curanderos etc. importantes que existieron en sus comunidades con la finalidad de esquematizar y escribir sus historias y por supuesto sus enseñanzas y así ir por el rescate de las mismas.

Una problemática más es que hay varias plantas medicinales que están en peligro de extinción, además de que está la prohibición de cortar, recolectar y usar plantas curativas que se encuentren en el primer anillo de la reserva de la Biosfera, Tehuacán/ Cuicatlán

El practicar la medicina tradicional es un derechos humano de los habitantes de las comunidades y un deber que obliga, es hacer valer un derecho político, artículo 2° Constitucional que dice que nuestro país es pluricultural y se deben respetar y preservar todos los elementos de la identidad cultural, así como aprovechar y promover los saberes ancestrales. Además de que en el artículo 4°constitucional dice todos los mexicanos  tenemos derecho al acceso a la salud.

Una problemática muy fuerte que no se analizó en la mesa pero existe es la biopirateria que ha lucrado con el saber de las comunidades que venden los conocimientos ancestrales y comunitarios.

En las mesas se enlistaron las siguientes tareas.

  • Defender la medicina tradicional practicándola y aprendiéndola.

  • Realizar biografías de las parteras, curanderas y en general  de personas que se han comprometido su vida con su comunidad.

  • Hacer recorridos para reconocer las plantas medicinales

  • Realizar un manual de herbolarea donde contenga una imagen, nombre y qué padecimientos cura la planta.

  • Hacer uso de la tecnología, como la realización de entrevistas a nuestros médicos tradicionales y se promuevan en videos que se difundirán en las redes sociales.

  • Realizar talleres donde se explique cómo realizar jarabes, pomadas y concentraciones de plantas medicinales.

  • Realizar un Congreso o encuentro de medicina tradicional.   

 

En la mesa se considera que es muy importante iniciar los cambios y es urgente reapropiarnos de nuestra medicina, de nuestro cuerpo y de nuestra salud. Iniciemos a trabajar por la soberanía en salud.

Mesa 4: Conflictos Agrarios

 

La tenencia de la tierra en México se presenta en tres principales modalidades: propiedad privada, ejidal y comunal. Siendo la propiedad comunal la que tiene una mayor extensión en nuestro territorio, le sigue la propiedad ejidal y en un tercer lugar está la propiedad privada. En la primera se tiene un título de propiedad o escrituras para acreditar su posesión; en la segunda un certificado ejidal; y en la tercera un “título virreinal”  comunal. Recientemente se han estado entregando títulos de posesión en terrenos comunales y ejidales vía la privatización de las tierras, auspiciados por los programas, primero EL PROCECOM, PROCEDE, FANAR y en la actualidad denominado Programa de Regularización y Registro de Actos Jurídicos,  RRAJA.

Pero sumado a éstas tres formas de tenencia de la tierra,  tenemos lo que se conoce como “propiedad nacional”. En ésta, es el gobierno federal quien decreta que, en un determinado territorio, hay un bien que pertenece a la nación, ya sea mineral, hídrico, petrolífero o de biodiversidad, y es en esa modalidad que el gobierno interviene para expropiarla y dejarla como “un bien de la nación”. Es de esta manera como se pone en venta, se adjudica o se concesiona para que empresas nacionales o extranjeras la puedan explotar sin importar si hay núcleos de población, agrícolas o bosques, etc. que pertenezca a la comunidad o comunidades. Simplemente se van a buscar los mecanismos para que el gobierno haga la tramitología y pueda tenerlo en sus manos y hacer lo que quiera, porque no se consulta a nadie, mucho menos a las comunidades, ejidos o propietarios.

Es así que la posesión de la tierra es clave para defender el territorio, porque en su forma comunal y ejidal la asamblea decide todo lo relacionado con el territorio, por ejemplo, si se vende o no. En cambio, en la propiedad privada se le pregunta directamente al propietario o “dueño” y con unos miles de pesos, según sea el caso,  se puede cambiar de dueño fácilmente, causando así la división de las comunidades.

¿Pero cómo se puede frenar la certificación de los derechos parcelarios, comunales y ejidales para que no se privaticen? Bueno, lo primero sería fortalecer y unificar a las asambleas internas, ejidales y comunales. Lo segundo sería ver las formas legales que se tienen para defenderse, apoyándose incluso en tratados internacionales como la OIT y en la legislación nacional; y lo tercero sería volver a generar los lazos de hermandad que se tenían o se tienen con todos los pueblos vecinos.

De ésta forma también se podrían resolver conflictos que tienen algunas comunidades como: Reyes Pápalo vs. San Pedro Chicozapotes, Santa María Pápalo vs. Tlacolula, Santa María Pápalo vs. Teponapa, Reyes Pápalo vs. Coapan de Guerrero, y el caso de Concepción Pápalo vs. Coyula, entre otros casos, donde se dan conflictos  por  límites territoriales. Y la invitación para estas comunidades de parte de la mesa es que estos conflictos se resuelvan ya entre las comunidades para que juntas nos defendamos de las trasnacionales de manera conjunta.

Es claro que el papel de las instituciones como la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), SEMARNAT, etc., no es para ayudar a las comunidades, ni ejidales ni comunales, por el contrario sus acciones han servido para afectarlas, por ejemplo, la CDI, solicitó y contribuyó para que se electrificara con luz trifásica las comunidades San Francisco Tutepetongo, San Juan Tepeuxila, San Sebastián Tlacolula, San Andrés Pápalo y ahora reciente, la comunidad de San Pedro Cuyaltepec, esto, le comentaron al CEREC hace algunos años, con la finalidad de apoyar a los pueblos marginados. Cuando se les pedía la información porque la comunidad de San Juan Teponaxtla fue excluida del proyecto, su argumento es de que esa comunidad ya no es indígena porque la mayor parte de la comunidad “dejó de hablar su lengua materna, el cuicateco”. Ahí es donde el CEREC duda de la veracidad de la información proporcionada porque las comunidades indígenas no necesariamente utilizan tanta corriente eléctrica, pero la industria sí. Y entonces, nos preguntamos, ¿no será que le están preparando la llegada a la compañía minera que explotará el proyecto minero LA RAQUELITA I, que justo a la mitad de este polígono cruzó el proyecto eléctrico rumbo a Cuyaltepec?, ya veremos más adelante como se desarrolla la situación. Entonces, en la actualidad no se puede confiar en las instituciones gubernamentales.

Otro ejemplo de esto es su participación en la búsqueda de información para la explotación de las minas, o cuando intervienen para encarcelar a compañeros que supuestamente han invadido o hecho daño a lo que ellos consideran que pertenece a la nación cuando en realidad es del pueblo, como sucede con la SEMARNAT, en la comunidad San Pedro Nodón, donde cerró la explotación de una mina de grava propiedad de la comunidad y otro caso, en la comunidad San Pedro Jaltepetongo, un ciudadano salió al campo, en su camino encontró y cazo dos conejos y ahora se encuentra en la cárcel porque atentó contra la fauna de la Reserva de la Biosfera Tehuacán- Cuicatlán. De la misma manera, en la actualidad, en varias de las comunidades que se encuentran asentadas en la misma reserva ya no se les permite pastar a sus animales, chivos, borregos, vacas, entre otros, en sus espacios territoriales propios. De la SEDATU, ni se diga, es quien da el aval, El FANAR está a cargo de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU) y es operado por la Procuraduría Agraria (PA) y el Registro Agrario Nacional (RAN). Es gratuito y voluntario.

Las autoridades o representantes (Comisariados Comunales y Ayuntamientos) locales juegan un papel importante, ya que al ser representantes de la comunidad ellos deben ser en todo  momento la voz de la decisión de su comunidad. Son los portadores de la voluntad de la asamblea de defender los recursos naturales como el agua, el bosque, los animales, en fin, la vida. Todo decidido de manera colectiva para que se respete la vida comunitaria, la cual ha sido constantemente golpeada y fracturada para tener una división que facilitan la invasión, el robo y saqueo.

Finalmente, no hay que perder de vista que nuestro territorio es muy valioso, por su biodiversidad, y ahora con las nuevas informaciones, por los minerales que se han encontrados en los suelos, por ello, tenemos problemas intercomunitarios, muchas de nuestras comunidades tienen bosques y la explotación de estos recursos son luego el punto de partida para que las comunidades colindantes creen los conflictos al no respetar los límites territoriales entre mencionadas comunidades;  pero el problema más grande, ahora son con los megaproyectos, que vienen por la explotación de los minerales y el problema se torna externo, porque el problema se vuelve con las instancias gubernamentales y las empresas trasnacionales que se hacen presentes en nuestros territorios y comunidades.

2º CONGRESO DE PUEBLOS ORIGINARIOS DE LA REGIÓN CUICATECA

 

Mesa: Soberanía Alimentaria

Problemáticas

  • Ser soberanos alimentariamente significa producir nuestros propios alimentos, saber de dónde viene lo que consumo y decidir qué voy a comer y por qué.

  • Los megaproyectos acaban con la tierra, y con ello, la posibilidad de producir nuestros propios alimentos.

  • Existe un problema de escasez de agua para los campos y la población.

  • Los paquetes agroquímicos son costosos, dañan la fertilidad de la tierra, ocasionan problemas en la salud y demás problemas.

  • El TLC puso en desventaja al campo mexicano.

  • La entrada del maíz transgénico

  • Perdida de semillas nativas: frijol, maíz, chile, etc.

  • Dejamos de ser productores para ser consumidores.

  • Los apoyos federales, tales como los programas Próspera o PAL han desencadenado varios problemas al interior de las comunidades, tales como el abandono del campo, la dependencia a estos apoyos, adquisición de alimentos procesados, etcétera.

  • Nuestros nuevos hábitos alimentarios han provocado serios problemas de salud que no existían y que ahora debemos enfrentar. Lo cual es un negocio, pues al enfermamos y las farmacéuticas tienen un enorme mercado.

  • Los campesinos no tenemos mercado y el traslado de los productos es muy costoso por el aumento de la gasolina.

  • Las personas migran y el campo se abandona, principalmente por la población joven. Y entonces ¿quién se hará cargo del campo?

  • La familia juega una papel importante dentro de la alimentación, desde que enseña a los niños qué comer y el valor del trabajo campesino.

  • Existen transnacionales que concentran la producción de alimentos como Nestle, Cargill o Bimbo.

  • Nos han hecho creer que “somos pobres” para que vendamos la tierra y así dejemos de ser soberanos alimentariamente.

  • El cambio climático también afecta al campo, pues los tiempos de lluvia ya no son como antes.

  • Los limites que se han puesto con los programas de protección ambiental nos afectan, pues ya no se puede recolectar o cazar para la alimentación.

Propuestas

 

  • Impulsar el mercado local y regional.

  • Las familias deben realizar diversidad de actividades como el traspatio o los huertos familiares.

  • Sembrar aunque sea poquito, no es necesario una extensión grande de terreno, empezar sembrando hierbas de olor o algunos frutos.

  • Recuperar la lengua y raíces de la comunidad.

  • Revaloración de la alimentación tradicional, ya que no sólo es una necesidad biológica sino que tiene que ver con aspectos culturales y cosmogónicos de cada comunidad.

  • Crear un proyecto atractivo de campo para los jóvenes con la finalidad de que ellos se integren e interesen por esta actividad.

  • Echar abajo las reformas estructurales que está llevando a cabo el gobierno mexicano, lo que implica que incidamos en políticas públicas.

  • Corregir los malos hábitos alimentarios que hemos adquirido.

  • Poner atención a lo que produce en nuestras comunidades, no desperdiciarlo y potencializarlo, por ejemplo: hacer mermelada de mango.

  • Aprovechar el conocimiento de los campesinos y de las personas que han estudiado para transformar las condiciones del campo actual.

  • Informar e informarnos sobre los verdaderos fines de los apoyos gubernamentales alimentarios.

  • Informarse en términos legales cuáles son las condiciones de nuestro territorio y hacer un registro de lo que tenemos, por ejemplo, fotográfico con la finalidad de cuidarlo y en caso de necesitarlo, tener evidencias.

  • Ir a informar a las comunidades qué es la reserva protegida con la finalidad de no tener límites para la recolección de alimentos y caza.

  • Resolver los conflictos agrarios entre comunidades.

  • Hacer un registro de las semillas nativas que tenemos en cada comunidad para defenderlas.

  • Dejar de utilizar productos químicos en el campo, sustituir por abonos orgánicos. Para ello, es necesario compartir experiencias ¿cómo le están haciendo otros campesinos?

  • Crear un red de productores y una base de datos sobre los productos que existen en la región para saber a quién acudir en caso de necesitarlo.

  • No ser envidiosos entre nosotros, ayudarnos y organizarnos.

  • Consumir lo que se produce en la comunidad, comprando a los productores locales.

  • Dejar de comprar productos de las empresas transnacionales.

  • Concientizar a los jóvenes para que reconozcan la importancia del trabajo campesino.

  • Realizar talleres para la producción de abonos orgánicos.

  • Revalorar el papel de cada integrante de la familia en la alimentación.

  • Revalorar las prácticas sociales de las comunidades como el trueque, la mano vuelta, el traspatio, los huertos familiares.

  • Revalorar el trabajo del campesino.

  • Fortalecer el día sábado el intercambio de productos alimentarios en Cuicatlán. Y en cada comunidad el día de plaza.

  • Revitalizar el trueque en la región a partir de los productos de cada comunidad.

  • “Amar la tierra, no dejar de sembrar porque ahí está la vida”.

  • Crear comités comunitarios para que den seguimiento a los problemas y ejecuten las propuestas vertidas en el congreso.

Segundo encuentro de pueblos originarios de la región cuicateca

Relatoría: Mesa de Derechos Humanos

Ponente: Elsa Arista.  Liga Mexicana por la Defensa de los Derechos Humanos (LIMEDDH)

Coordinadora de la Red Universitaria de Monitores de Derechos Humanos (RUMODDH)

Silvia Espinosa Carrera: Limeddh

I Temas eje.

  • Los megaproyectos mineros e hidroeléctricos, como amenaza a la vida de las comunidades y sus territorios y recursos

  • Los derechos humanos

  • El derecho a la autodeterminación de los pueblos originarios

  • Propuestas de organización frente a los megaproyectos

II. Participaciones

Heriberto Salas: San Salvador Atenco

Asesor del frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT)

EDUCA: Participan destacada contra el proyecto hidroeléctrico “Paso de la reina” sobre el Río Verde, en el Nudo Mixteco, Oaxaca.    

Profesores pertenecientes al Movimiento de Autogestión Social, Campesino, Indígena y Popular (MASCIP).

Actividad: Organización de comunidades en la Sierra Norte de Puebla.

III Señalamientos.

  • Se retomó la información sobre megaproyectos hidroeléctricos y mineros en Oaxaca en general y en la región cuicateca en particular.

  • Derechos colectivos de los pueblos, como derechos humanos reconocidos en instrumentos internacionales como el Convenio 169 de la OIT y la Carta de los Pueblos de Argel: El derecho de los pueblos a la rebelión

  • Convenio 169: Derecho a la autodeterminación y la autonomía como herramientas de defensa y preservación del territorio y los bienes naturales que poseen.   

IV Propuestas

  • Por parte de los representantes de las comunidades y pobladores, se manifestó la necesidad de reorganizar a las comunidades, para la defensa de sus tierras y oponer resistencia a los megaproyectos y las grandes trasnacionales.

  • Emprender la defensa del territorio por tres vías: la vía jurídica, la vía política y la vía de los derechos humanos.

  • Se definió a los derechos humanos como herramienta para la defensa de los derechos individuales y los derechos colectivos de los pueblos, frente a la criminalización de la protesta social.

  • Se expuso la necesidad de las comunidades de iniciar un proceso de formación en derechos humanos y articulación de los esfuerzos a través del Centro Cuicateco de derechos humanos.

  • Llevar a cabo acciones de denuncia para castigar efectivamente a quien viole los derechos humanos.

  • Promover la unidad de las comunidades para la defensa, organización y mejor resistencia frente a los megaproyectos en la región cuicateca.

V Acuerdos

 

  • Formar comisiones en cada una de las comunidades para llevar a cabo las actividades de difusión de la información y enlace entre las comunidades.

  • Formalizar y ampliar las actividades del Centro Cuicateco de los Derechos Humanos CECUIDH.

  • Organización de talleres de formación y capacitación en derechos humanos para las comunidades.

  • Emprender de manera conjunta la defensa jurídica, las acciones políticas y los derechos humanos como herramientas, para organizar la defensa del territorio y sus bienes colectivos frente a las trasnacionales.

MESA 6. MEGAPROYECTOS.

 

En la mesa de megaproyectos los asistentes manifiestan que no conocen el término.

 

Que los megaproyectos, quieren decir que son proyectos donde las inversiones son por arriba de los 2 billones de dólares. Que explotan biodiversidad, minerales, aguas, aire. Que para llevar acabo sus ambiciones, son capaces de mover o desplazar pueblos enteros o en su caso asustarlos para que se salgan de su territorio vía la implementación de narcotraficantes o guardias blancas.

 

Que con la implementación de las Zonas Económicas Especiales, ZEE, y el mapa de la página http://www.cartografia.economia.gob.mx/cartografia, consideramos que la Reserva de la Biosfera Tehuacán-Cuicatlán pasa a segundo término y que ahora el proyecto principal del gobierno es la extracción de los minerales que están comprendidos en la poligonal que puede verse en la página señalada.

 

Manifiestan que hay presencia de vuelos de helicópteros y avionetas en la región y de personas a pie que llegan caminando o en camionetas que preguntan por ciertos puntos como sucedió en días pasados en la comunidad del Cacique donde personas ajenas a la comunidad ostentándose como trabajadores de la SEMARNAT, con planos  y localizadores en mano preguntaban por un punto en el paraje “La hierbabuena”, dentro del territorio de la comunidad San Juan Tepeuxila que andaban buscando, ingresando a los montes en busaca de ellos, sin los avisos y permisos correspondientes de las comunidades respectivas, y también acá en el ejido de Cuicatlán en semanas pasadas, personal de la misma secretaría fue acompañada por miembros de comisariado ejidal para que el personal mencionado ratificara unos puntos que andaba localizando, sin dar mas explicaciones, porqué o para qué la ratificación.

 

Que en el municipio de Cuyamecalco, Villa de Zaragoza, empresas mineras ya están haciendo extracción de minerales, plomo, barita, y otros, en ese municipio hay hasta el momentos entre 7 y 13 proyectos. Que iniciaron la extracción ya hace unos dos años. Que el año pasado tuvieron problemas con sus trabajadores al no pagarles por varias quincenas, los trabajadores pararon labores, reiniciándose las actividades apenas hace unos meses.

 

Que en el municipio de San Juan Tepeuxila se encuentra el proyecto minero de extracción de oro en un predio de 3, 500 ha., que si se llegáran a explotar se dañaría la vida de las comunidades donde abarca el proyecto y las comunidades de la parte baja de la cañada que utilizan las aguas del rio Grande.

 

Que mucha gente ya está informada al respecto, pero en algunos hay preocupación y en otros no tanta, porque creen que es mentira lo que se ha dicho, pero que ahora con la explicación, e información documentada la información se confirma y en adelante se tratará de hacer conciencia e informar a la gente de la región para que se busque la unidad de las comunidades y enfrentar al mounstro que se avecina.

 

Se propone hacer mantas con la información respectiva y colgarlas en las entradas de la comunidades de la región.

 

Que los participantes de la mesa están de acuerdo en organizarse, internamente e intercomunitariamente para defender el territorio.

 

Que en otro momento hay necesidad de organizarnos en las comunidades e ir a arrancar las señalizaciones que las empresas trasnacionales a través de las instituciones del gobierno han sembrado en nuestro territorio.

 

Que es necesario formar comités de quienes estamos en este congreso para recorrer las comunidades e informar a nuestra gente de los megaproyectos que se han implantado en nuestro territorio, entre otros.

 

Que no estamos de acuerdo de dejar nuestra tierra, nuestras comunidades, nuestro territorio, sino que por el contrario tenemos que defenderlos.

 

Que la tierra que tenemos apenas nos da para vivir por lo tanto no tenemos donde ir, y que nuestros niños no podemos garantizarles su futuro, entonces, no queremos movernos de nuestros lugares y defenderemos nuestros espacios y territorios de los megaproyectos.